8
Abr

La Encina del Ahorcado

   Escrito por: villalaco.net   en General

DSC_0511

Para los aficionados a las excursiones campestres, bien dando un paseo, bien en bicicleta, Villalaco ofrece una variada red de rutas que permiten contemplar la belleza paisajística de este enclave cerrateño. Viejas sendas transitadas por carros y mulas que comunicaban el municipio con las tierras de labor. Caminos centenarios por los que transitaba ganado ovino y vacuno. Enclaves etnográficos hoy ya a punto de desparecer como antiguos colmenares, chozos, casetas de labranza y yeseras donde hasta tiempos modernos se extraía el cristal de bruja y allí mismo, en hornos, se fabricaba el yeso con que se revistieron las casas en el pasado.

 

Manantiales, árboles singulares y sobre todo la riqueza de su fauna, no solo de caza como liebres, conejos, perdices codornices, becadas, tórtolas, palomas torcaces. También jabalíes, corzos o venados que hoy han vuelto a poblar estos montes. No hace falta ser un gran observador para ver a cada paso, abubillas, cocorotas, cernícalos, aguiluchos y así un largo etcétera. Existe una larga lista de especies protegidas que afincan en estas tierras, migratorias o no, que convierten este paraje en un enclave casi excepcional. Iremos viendo con el tiempo todo lo que sea susceptible de comentar.

 

Para empezar propongo una visita a la Encina del Ahorcado.

 

DSC_0593

 

Esta encina se encuentra a mano izquierda según se corona el valle de Valcortillo, al llegar al Albergue del Coto de Caza del Ayuntamiento. Justo 50 metros antes de este albergue y metida en la espesura del monte, como a unos 20 metros del camino, podemos ver esta encina que sobresale de entre los quejigos que la rodean. El color de su hoja y su porte no dejan duda de que se trata de una encina. No se observan más encinas en sus proximidades. No se si es por su nombre, pero a mi me resulta siniestro también incluso el porte que tiene. Su forma y su nombre van tan unidos que siempre me he preguntado el por qué se la llama así y qué leyenda o qué historia va ligada a esta encina. Cuando se toma el Camino de Valcortillo, dejando  a la derecha el Camino del Valle, al poco, la espesura del monte te envuelve.

 

El camino se ha ampliado recientemente y limpiado de follaje sus lindes, pero a los que recordamos cómo era antes de su limpieza no hace muchos años, literalmente el monte se comía el camino. La ascensión se hace envuelta en las sombras que proyectan robles y encinas, y se produce una simbiosis entre caminante y espesura. El mismo ruido de tus pasos parece perturbar el apacible silencio del monte y te ves como un intruso en un habitat que no es el tuyo.

 

La percepción del limpio aire que allí se respira, engalanado con las esencias de una variada gama de plantas aromáticas como la salvia, el tomillo, el espliego, la mejorana, la flor del espino y la madre selva, no se puede explicar con palabras. Hay que vivirlo, y el mejor momento para ello es la primavera.

 

Así, al llegar al último tramo de este camino, ya alcanzando la cima del páramo, envuelto en este ambiente, la visión de la Encina del Ahorcado te hace acelerar el paso para que no te alcance ese halo siniestro que parece emanar de ella. Muchas veces he preguntado a los más mayores a qué se debía su nombre, pero nadie supo responder con precisión. Solo que de su nombre hay que suponer que alguien allí se ahorcó.

 

Si fuera Bécquer escribiría una hermosa leyenda, de esas que recopiló y que tan bellamente publicó. Pero el tiempo termina por hacer olvidar las viejas historias, y borra todo recuerdo que permita elaborar un buen guión. Solo un siniestro nombre permanece para señalar este paraje.

 

Sin embargo la suerte me ha sorprendido mientras rebuscaba entre papeles. Al lector que sigue estas letras le puede haber parecido que le he transmitido una visión romántica de esta encina pero el realismo se impone cuando se descubre la verdadera historia que oculta esta encina.

 

Dos periódicos, “El Heraldo, periódico político, religioso, literario e industrial, Edición de Madrid”, del día 18 de Junio de 1847 (1) y “El Polular, Edición de la Tarde”, de fecha 17 de Junio de 1847 (2), publican la misma noticia.

 

Resulta sorprendente que esta noticia referente a Villalaco salte a la prensa nacional, sobre todo cuando la información y la prensa todavía se hallaban en unos incipientes momentos y poco tenían que ver los medios informativos con los que hoy tenemos. Tuvo que ser una noticia muy sonada para que tanto trascendiera. La noticia llega por correo postal a la redacción del periódico “El Heraldo” y se publica junto con las noticias de Palencia que con fecha 14 de Junio de 1847 se transmiten al periódico.

 

La noticia fue la siguiente:

 

“En los montes de Villalaco, partido judicial de Astudillo, se ha encontrado ahorcado de una encina un hombre, regularmente acomodado: por las diligencias practicadas aparece estar algo demente, y su demencia provenía de haber vendido en el mes de noviembre algunas cargas de trigo al ínfimo precio de seis duros, cuando en la actualidad (antes de suicidarse), pudo venderlo a nueve o diez duros. Se conoce que este infeliz tenía bastante desarrollado el órgano de la adquisividad, y poco pronunciado el del cálculo numérico, si es que estos cálculos pueden alcanzar a las vicisitudes por donde continuamente están pasando las naciones.”

 

A continuación relata la noticia del nublado que tuvo lugar en Becerril de Campos el día 13 que arruinó diez casas a causa de la inundación que se produjo por la obstrucción de un arroyo en sus inmediaciones. Y a continuación dice también:

 

“A pesar de los fértiles que están los campos y del buen temporal que gozan, el precio del trigo se sostiene como antes, sin que nada haya influido la buena cosecha que se espera”.

 

Como vemos aquel mes de Junio de 1847 parecía un típico mes con fuertes calores, nublados y campos frondosos. De esos meses de Junio tan hermosos cuando la climatología es favorable. Y la noticia nos sorprende por que nos permite relacionar nuestra encina con el Ahorcado.

 

Por fin tenemos la explicación al nombre de la encina, la historia y la leyenda, narrada con la cruda realidad de un triste suceso. Para confirmar esta tragedia, he encontrado en el Libro de Difuntos correspondiente del Archivo Parroquial de Villalaco (3) la siguiente anotación:

 

“Pedro Martínez: En la Villa de Villalaco a diez días del mes de Junio de mil ocho cientos cuarenta y siete: se dio tierra en el Campo Sto. de esta Parroquia por orden judicial y oficio del juez de primera instancia interino Don Mariano Izquierdo, al cadáver de Pedro Martínez que apareció muerto en el término al cabalotorio de esta villa. Y para que conste lo firmo en ella como cura teniente fecha ut supra. Benito Sendino” 

No hay más fallecidos ni antes ni después de esta fecha que se puedan relacionar con la noticia publicada en los periódicos, ni se hace constar que el fallecido recibiera los Últimos Sacramentos, como tienen anotados el resto de fallecidos en sus correspondientes diligencias, por lo que no me cabe duda que la Encina del Ahorcado debe su siniestro nombre a este triste suceso del que fue protagonista un tal Pedro Martínez.

 

No se hace constar en esta partida quienes eran sus padres, como en otras partidas de fallecidos en este libro, por lo que no podemos corroborar que fuera nacido en Villalaco. Tampoco he querido indagar más en ello pues no me parece a estas alturas ya de interés.

 

Finalmente, si el caminante que ha leído estas líneas pasa alguna vez junto a la Encina del Ahorcado y mira su siniestra forma, que pida por él: Kyrie Eleison.

 

(1) El Heraldo. Madrid 18.06.1847. Página 4. Biblioteca Nacional de España. Hemeroteca Digital.

(2) El Popular. Madrid 17.06.1847. Página 3. Biblioteca Nacional de España. Hemeroteca Digital.

(3) Libro 3º de Difuntos. Villalaco. Archivo Parroquial.

 

Ver Álbum de fotos de La Encina del Ahorcado en

 

   https://picasaweb.google.com/108068895277390071316/LaEncinaDelAhorcado

 

 Y pequeño video del día 7 de Abril de 2013

 

Un comentario

Jesús
 1 

Hola Chema:
Estuve ayer en Hinestrosa escuchando parte de tu amena conferencia, me tuve que marchar por obligaciones familiares antes de terminarla. Porfa, mándame tu correo para estar en contacto.
Saludos, y a ver si la investigación sobre el valido la vemos pronto en papel.

Abril 24th, 2013 at 15:44 pm

Dejar comentario

Nombre (*)
Correo (no se publicara) (*)
Web
Comentar