27
Jun

Chalcides Striatus

   Escrito por: villalaco.net   en General

El Eslizón es un curioso reptil, endémico en nuestras laderas cerrateñas, interesantísima especie, protegida y muy difícil de ver.

El Eslizón, también conocido por estas tierras como “Lesna”, no goza de buena fama. Mitos y leyendas subsisten en las mentes de la gente del campo referentes a sus ponzoñosas picaduras que yo mismo he podido escuchar en Villalaco.

Sin embargo, lejos de ello, los eslizones son reptiles tímidos y totalmente inofensivos. Están catalogados como Especie de Interés Especial según el Real Decreto 439/1990 por el que se regula el Catálogo Nacional Especies Amenazadas.

La curiosidad científica es que es un reptil a medio camino entre el lagarto y la serpiente.

Tiene cuatro raquíticas patas. Son vestigiales, ya prácticamente sin función, atrofiadas en el proceso evolutivo de esta especie. Las pliegan al desplazarse mediante movimientos serpenteantes del cuerpo. La rapidez de este movimiento serpenteante que realiza arrastrando de forma ondulante el vientre es la que le da el nombre de Eslizón.

Su nombre común es Eslizón Tridáctilo Ibérico. Pertenece a la familia de los Escíncidos del orden Saurios y clase Reptiles.

Cabeza pequeña y hocico cuneiforme, su cuerpo cilíndrico y cuatro extremidades semiatrofiadas con tres dedos cada una. La cola es de igual longitud o más que la cabeza y el cuerpo juntos. El dorso presenta una coloración pardo verdosa o bronceada con de nueve a trece estrechas líneas longitudinales oscuras, mientras la zona ventral es de tonos claros. Las hembras son mayores que los machos.

Provisto de una cabeza pequeña y puntiaguda, -como la de una lagartija-, fácilmente confundible con el tronco, sus extremidades están compuestas por tres finísimos dedos que finalizan en afiladas uñas, de ahí su nombre vulgar: «eslizón tridáctilo» (tres dedos), para diferenciarlo de las demás especies de eslizones como el ocelado o el ibérico, que no habitan en nuestros montes.

El pequeño tamaño de sus extremidades se debe a las transformaciones adaptativas que esta especie ha experimentado para poder habitar con éxito en un medio tan intrincado como es la densa vegetación o el laberinto que forman las raíces de los árboles y arbustos por donde habita, lugares en los que las patas pueden convertirse en un verdadero estorbo.

Habita normalmente en lugares húmedos como prados, laderas herbáceas y aledaños de arroyos. Desarrolla su actividad durante todo el día si la temperatura es templada, permaneciendo inactivo durante el verano (estivación) y el invierno (hibernación). Se refugia bajo piedras y troncos, en oquedades naturales y entre la vegetación espesa, pasando fácilmente inadvertido. Muestra una gran actitud territorial ante sus congéneres.

Se alimenta de escarabajos, arañas, moscas y mosquitos y de larvas de otras muchas especies de insectos.

Es ovovivíparo (el huevo se desarrolla en las vías genitales de la hembra) pariendo de tres a trece crías bien desarrolladas a lo largo de todo el verano.

El eslizón tridáctilo es una especie muy terrestre de actividad diurna que lleva una vida muy sigilosa, por lo que pasa desapercibido a los ojos humanos. Generalmente sale de sus madrigueras -oquedades que se abren entre las piedras- a primera hora de la mañana para calentarse al sol, y una vez completada su termorregulación, acude en busca de alimento principalmente basado en insectos, tales como orugas de mariposas, arañas, coleópteros, moscas y ortópteros. Para acercarse sigilosamente a sus víctimas emplea sus patitas, y lo hace muy despacio, pero cuando se desplaza sobre la vegetación su cuerpo se dobla de un lado a otro tan rápidamente que resulta muy difícil poderlo detectar.

Puede alcanzar hasta los 40 cm de longitud.

Hace años, cavando para plantar pinos, al remover una piedra golpeé yo de forma involuntaria un ejemplar de eslizón. Al ver sus diminutas patas comprendía que de una especie muy especial se trataba. Nunca había visto nada igual. La recogí y la introduje en un frasco con formalina. Pregunté en el pueblo y enseguida los mayores me hablaron de la peligrosa “lesna”. Ésta fue la primera especie de una pequeña serie de culebras que conservo en alcohol.

eslizon1

 

eslizon-iberico.jpg_w400[1]

eslizontridactilo[1]

Comentarios cerrados.