20
Feb

Tribus Neolíticas

   Escrito por: villalaco.net   en Historia

Saber quiénes fueron los primeros pobladores que se asentaron en estas tierras de Villalaco es una tarea difícil puesto que nos tenemos que remitir a tiempos prehistóricos. La ausencia de documentación y de hallazgos arqueológicos publicados al respecto solo permite elaborar teorías poco fundamentadas.

Consultando la historia escrita por otros autores de los pueblos de alrededor, todos proponen la misma idea de que esta vega del rio Pisuerga estuvo habitada en tiempos prehistóricos, pero ninguno aporta pruebas para ello.

No es esto extraño, puesto que tan solo 53 kilómetros en línea recta separan Villalaco de Atapuerca, donde por todos son conocidos los hallazgos de distintos fósiles de homínidos con un millón de años de antigüedad, siendo los más antiguos hallados en Europa.

La ausencia de cuevas naturales en estos páramos cerrateños de Villalaco hace difícil pensar que hubiera existido algún asentamiento de homo sapiens sapiens asociado a la cultura paleolítica por aquí.

Habría que esperar a los tiempos neolíticos, cuando el homo sapiens abandona las cuevas y se hace nómada, ganadero, agricultor, comienza a vivir en cabañas al aire libre y evolucionan sus utensilios líticos y cerámicos,  para empezar a considerar la posibilidad de asentamientos de tribus neolíticas en Villalaco y que permanecerían de una forma más o menos estable a lo largo de este periodo Neolítico.

Citando a Pilar Zapatero en referencia a “La Velilla, un asentamiento de tradición dolménica en el valle del Valdavia”, en Osorno:

“En un momento de la prehistoria coincidente en líneas generales con los Milenios IV y III antes de Jesucristo numerosas poblaciones europeas de la fachada atlántica, del entorno báltico y de las riberas del Mediterráneo, que ya conocían la agricultura y la ganadería, pero aún no, ordinariamente, el metal, adoptaron un mismo modelo de tumba, el dolmen, construido con grandes bloques de piedra y diseñado a modo de osario colectivo para albergar múltiples y sucesivos enterramientos”.

Esta cultura dolménica asociada al neolítico prendió con fuerza en la Península Ibérica y su reparto es desigual registrándose –frente a concentraciones tan grandes como las de Galicia, Portugal, País Vasco o Andalucía oriental- vacios casi absolutos como el del litoral mediterráneo entre la desembocadura del Ebro y Almería.

En Castilla y León, considerada inicialmente también un espacio yermo a esta cultura, se han ido descubriendo monumentos dolménicos en Salamanca, Burgos y Valladolid. La excavación del monumento de La Velilla en Osorno ha permitido confirmar definitivamente la conexión de las tierras de la Submeseta Norte y del País Vasco por el corredor natural desde Portugal al Pirineo Occidental.

Por otro lado, otras noticias de asentamientos neolíticos cercanos a Villalaco las tenemos al consultar la página web del Ayuntamiento de Itero del Castillo, donde se mencionan piezas de utillaje lítico halladas en los alrededores del margen izquierda del rio Pisuerga, y además nos muestran un hacha pulimentada perteneciente al periodo neolítico.

Vemos que no lejos de Villalaco, en Osorno, La Lora palentina, Itero del Castillo y otras tierras cercanas de Burgos, hubo asentamientos neolíticos. El descubrimiento continuo en los últimos tiempos de nuevos restos arqueológicos viene a confirmar las tesis de aquellos autores por las que se constata que la Meseta Norte no estuvo despoblada en aquellos tiempos, habiendo conexión de los distintos asentamientos como antes mencionábamos.

Los recursos naturales que en Villalaco proporcionan tanto el rio Pisuerga como los montes, que hasta su misma ribera llegaban por entonces, facilitarían alimento a estas tribus neolíticas, caza, pesca y recolección de bellotas, así como tierras en las que cultivar aprovechando el agua, bien del rio, bien del Arroyo Madre.

Pero para poder constatar fehacientemente el asentamiento de tribus neolíticas en Villalaco hay que hacer referencia a varios restos  datados probablemente entre 4.000 y 5.000 años de antigüedad, unos cientos de años arriba o abajo.

Primeramente un hacha pulimentada de similares características al de Itero del Castillo. Está fabricado con excelente manufactura en roca metamórfica dura, compuesta por fibrolita y cuarzo.

El pulimento de esta hacha es uniforme y se extiende a toda la superficie de la misma. Está entero y presenta solamente una pequeña mella en la punta del talón. El pulimento es muy fino y cubre toda la pieza. El filo no presenta mellas.

Dimensiones: 121 mm de largo, 39 mm en su parte más ancha y 15 mm de espesor máximo

Peso: 95 gramos

El material o tipo de roca del que está fabricado no pertenece al entorno geográfico de Villalaco. Afloraciones de este tipo de material se encuentran en el Sistema Pirenaico y en Somosierra por lo que bien comerciaban entre sí están tribus, bien eran nómadas o las dos cosas a la vez.

neolitico2

Noticias de otro hacha pulimentada tenemos de que se encuentra entre los fondos no expuestos del Museo Arqueológico de Palencia.

Otro posible testimonio de esta época lo protagonizan dos fragmentos de cerámica impresa del tipo puntillada. El dibujo impreso puntillado se realiza al presionar la superficie perpendicularmente con un punzón de punta aguda, dejando la figura que marque la sección del punzón (circular, triangular, cuadrangular…). Pueden englobarse en una época que va desde el Calcolitico a los comienzos de la Edad de Bronce en la Península.

neolitico3

neolitico1

También un posible útil a modo de punzón, fabricado con la punta de un asta de venado, animal frecuente en estos montes por aquellos tiempos. Y ya finalmente una también posible estructura tumular o dolmen para enterramiento colectivo.

neolitico4

Solo el interés de las instituciones oficiales y la situación económica general podrán permitir que estos yacimientos y los nuevos que vayan catalogándose, excavarlos y estudiarlos científicamente, para documentar esta época de nuestra historia, tan lejana en el tiempo, pero a la vez culturalmente tan importante.

Me viene a la mente Otzi, “el hombre de hielo”, que a comienzos del IV Milenio a.c. vivió al norte de Italia, como imagen representativa de cómo pudieron ser aquellos primeros pobladores en Villalaco.

Un comentario

Amable Andrés Blanco
 1 

Casi buenos días.
Mirando y mirando…
En esta página, aparece una fotografía de un hacha pulimentada.
Sé de una de iguales características o muy semejantes y posiblemente al dueño le gustaría saber algo más…
Salu2

noviembre 4th, 2014 at 2:55 am

Dejar comentario

Nombre (*)
Correo (no se publicara) (*)
Web
Comentar