25
Ene

La Gloria

   Escrito por: villalaco.net   en General

Predecesora del actual sistema de calefacción por suelo radiante, la gloria ha sido el sistema de calefacción que durante muchos cientos de años ha servido para paliar la crudeza de los inviernos castellanos.

Los que disponemos de suelo radiante sabemos de su confortabilidad, superior a la del sistema de radiadores de agua que en la segunda mitad del siglo XX empezó a sustituir de forma generalizada a las estufas y chimeneas que en los hogares se utilizaban para calentarse. El suelo radiante es el sistema de calefacción que tiene su origen en el sistema de gloria y en el hipocausto romano.

Sí, porque lo que hoy tenemos como el más moderno y confortable sistema de calefacción, el suelo radiante, lo inventaron y lo disfrutaron los romanos ya antes de Cristo. Se desarrollaron sobre todo en el Alto Imperio cuando las villas romanas salpicaban a doquier nuestras palentinas tierras. En cualquiera de ellas encontramos uno o varios hipocaustos y no había villa romana que no tuviera al menos una pequeña terma calentada también por suelo radiante, como en Villalaco, costumbre generalizada de la época. La palabra griega latinizada  hipocaustum significa “aposento caldeado desde abajo”.

En las más o menos cercanas villas romanas de Quintanilla de la Cueza y la de La Olmeda en Pedrosa de la Vega, podemos ver cómo este sistema de calefacción poco ha variado desde entonces.

Los visigodos que poblaron nuestras tierras y aprovecharon todos los adelantos que los romanos desarrollaron, siguieron reutilizando los mismos medios e infraestructuras, sin aportar nada nuevo ni mejorar lo ya existente, destruyendo unas veces y reutilizando en otras, el legado de la civilización romana. Los visigodos conocerían por ello perfectamente el sistema de calefacción por hipocausto y tras los tiempos de la conquista mora y de la siguiente Repoblación de nuestras tierras, el perfeccionamiento del sistema llevó al hipocausto a popularizarse, sobre todo en Tierra de Campos y en el Cerrato, denominándose a partir de entonces como “Gloria”. En tierras más altas se empleaban menos las glorias y sí un sistema parecido llamado trébede, que además de sistema de calefacción para dormitorio, cocina o salón, servía de hogar para cocinar. La diferencia estriba en que el hogar está en la misma dependencia donde se construye y es una elevación parcial de la dependencia sobre la que se dormía o servía de estancia.

El llamarse Gloria a este sistema de calefacción puede deberse a lo amoroso del sistema. Consta de tres partes fundamentales:

–          El hogar o boca por donde se introduce y “enroja” la paja, tamuja, sarmientos o leña en general, que sirven de lento combustible. El hogar se sitúa generalmente en la cocina o en el pasillo que comunica la vivienda con el corral, y a menudo en el exterior de la vivienda.

–          Una serie de galerías que recorren, bajo el suelo de la casa, las principales dependencias, calentando el suelo cerámico por el que se irradia el calor a estas dependencias.

–          Y una chimenea o humero empotrada en el muro, por donde sale el humo y donde se sitúa la chapa de accionamiento del tiro de la chimenea desde el interior de la dependencia.

El hogar es un espacio aproximadamente un metro cuadrado y de setenta u ochenta centímetros de profundidad; suele tener una trampilla, para la carga de paja o leña, que se cierra con una chapa. Las galerías o conductos subterráneos se hacen a nivel algo superior al del hogar, y constan de una canal principal o cañón que une otros secundarios, precisamente los que llegan a las partes más frecuentadas de cada habitación.

Las glorias no recorren todas las estancias de la casa, si no que caldean, además de la cocina, el cuarto de estar y alguna alcoba; los suelos de dichas estancias, en ese caso, suelen aparecer en algunos casos más elevados que los del resto de la casa. El canal principal termina en una chimenea, que sube, vaciada en el muro o adosada a él, hasta el exterior. Tiene ésta una chapa (el “tiro” de la gloria) que sirve de cortafuego y que se cierra al tiempo que  la trampilla del hogar, una vez encendida la gloria, para conservar el aire caliente o regular el tiro y la combustión.

La razón de ser este sistema de calefacción radica, principalmente, en la utilización de combustibles no leñosos como la paja de cereal; por ello, es en las zonas desarboladas, como la Tierra de Campos, donde más abunda. En aquellas zonas donde la leña no escasea, apenas se emplea la paja.

Además, en verano, la gloria es recorrida por una corriente de aire que refresca las estancias, por lo que sirve para mantener frescas las casas. En casas de varias plantas, el inconveniente es obvio, dado que la gloria no calienta los pisos superiores.
Generalmente, las glorias se hacen de adobe o ladrillo, y sus techos, o sea los suelos de la casa, suelen ser de baldosas o piezas cerámicas que conservan el calor durante mucho tiempo.

En Villalaco tengo documentadas también varias trébedes. Dos de ellas en casetas de campo que servían de refugio a las mulas y trabajadores que faenaban de continuo en las diversas labores agrícolas y otra en una vivienda antigua sin reformar. Hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XX, el hogar para cocinar, la gloria y la trébede han sido los sistemas de calefacción y cocina que desde la antigüedad se han empleado al no haber más que leña como fuente de energía para estos menesteres.

Pocas son las glorias que quedan ya en Villalaco, pero en varias edificaciones nuevas, nuestro albañil ha instalado este sistema como apoyo a la calefacción y por el confort que proporcionan a la casa.

 

tapa

tapa hogar de gloria

 

hogar1

hogar de gloria

trébede

trébede

 

hogar de cocina

hogar de cocina

2 comentarios

Toñi
 1 

Me gustaría saber dónde puedo comprar una chapa de gloria del tiro que se me ha roto

febrero 7th, 2018 at 16:18 pm
Horacio palma flores
 2 

Hola buenas tardes desde la México, muchas gracias por el sensacional artículo que escribiste de las glorias. Yo me estoy informando acerca de esta maravillosa tecnología antigua para construirla en una casa de campo que tengo cerca de la región de los volcanes más famosos de México el Popocatépetl y el Iztaccíhuatl.
La información que brindas es muy valiosa para construir este sistema de calefacción.
Gracias y saludos desde México.

agosto 5th, 2018 at 22:03 pm

Dejar comentario

Nombre (*)
Correo (no se publicara) (*)
Web
Comentar