24
May

Padre Adolfo Nicolás Pachón

   Escrito por: villalaco.net   en Personalidades

ADOLFO~2Un Viernes Santo de no hace muchos años, vino a la Parroquia de Villalaco a concelebrar los Oficios de esa tarde alguien que no conocíamos y puesto que llegó justo al comienzo de la ceremonia, no dio tiempo a presentaciones.

Discurrieron los Oficios en la forma acostumbrada y según el ritual. No por ello faltó emoción y sentimiento en cada uno de los momentos que se sucedieron, y al final y tras recogernos en silencio en la Sacristía, se presentó, y allí comentó lo solemne que le había resultado la ceremonia recordándole las de su infancia y el contraste con las que tenía en Japón.

Era el padre Adolfo Nicolás Pachón, jesuita, que a ver a su familia vino de visita a Villalaco desde tan lejanas tierras, aquella Semana Santa de 2002.
El 21 de Enero de 2008 los noticiarios del día nos sorprendían. Había sido elegido nuevo Prepósito General de la Compañía de Jesús, un español. Enseguida las noticias se fueron sucediendo hasta ubicar la procedencia del nuevo “Papa Negro”, y es que Adolfo Nicolás Pachón es palentino, nacido el 29 de Abril de 1936 en Villamuriel de Cerrato pero si con alguna localidad hay que vincularle es con Villalaco, de donde procede toda su familia materna y donde mantiene todavía vínculos familiares muy cercanos.

Su abuelo Ruperto Pachón ejerció de sacristán y entonaba los salmos en Semana Santa. Sus padres Adolfo Nicolás Rico y Modesta Pachón Sendino se casaron en la parroquia de Santa Eufemia de Villalaco un 24 de Noviembre de 1928. Fueron testigos Gregorio Martín y Bonifacio Díez.

Ruperto Pachón

Ruperto Pachón

En cuanto a su biografía he encontrado lo siguiente:

Adolfo Nicolás Pachón, de 71 años, es el séptimo general de la Compañía de Jesús de nacionalidad española.

INFANCIA

29 de abril de 1936

Nace en la calle mayor de Villamuriel de Cerrato (Palencia), España. Es Bautizado en la parroquia de este pueblo palentino que dista 6 kilómetros de la capital el 3 de mayo de 1936.

Es el tercero de cuatro hermanos varones (Antonio, Félix, Adolfo y Jose). Su padre, Adolfo, era burgalés y su madre, Modesta, palentina (de Villalaco).
Con Diez años, a su padre, militar de profesión, le destinan a Barcelona. Primero de Bachillerato (1946 – 1947), lo cursa en el Instituto Jaime Balmes de Barcelona.

Los cursos 1947 a 1949 (2º y 3º de bachillerato), con los Hermanos de las Escuelas Cristianas de Barcelona.

En 1949 estudia en el entonces Seminario Menor de San José, que la Provincia tenía en Roquetas de Mar, cursando allí el 4º curso de bachillerato.
De su estancia en Cataluña, aparte de un buen conocimiento del catalán (llegó a ganar un concurso de catalán en su parroquia), conserva buenos amigos.
Ya en 1950 un nuevo destino familiar trae a toda la familia a Madrid, donde ingresa en el colegio de Areneros (colegio de la Inmaculada y San Pedro Claver) para terminar el bachillerato (5º, 6º y 7º curso).

Será de la Promoción 1953 y ese año en que finalizó sus estudios colegiales el centro le distinguió con la máxima dignidad que entregaba el colegio; fue “Príncipe” de su promoción.

JUVENTUD
15 de septiembre de 1953

Entra en el noviciado jesuita de Aranjuez de la entonces Provincia de Toledo (España).
-1958-1960: Se Licencia en Filosofía (Alcalá de Henares, Madrid)

VIDA ADULTA

Su marcha a Japón
-1964-1968: Estudia Teología en Tokio (Japón).
-17 de marzo de 1967: Es ordenado sacerdote en Tokio, Japón.
-1968-1971: Doctor en Teología, en la Universidad Gregoriana, Roma. Su tesis se titula Teología del Progreso.
-1971: Profesor de Teología Sistemática en la Universidad Sofía de Tokio (Japón).
-1978-1984: Director del Instituto Pastoral de Manila (Filipinas). Instituto que se organizó después del Concilio Vaticano II para el aggiornamento. Este instituto fue fermento de renovación en toda Asia, donde tuvo una influencia enorme. En él se han formado maestros de novicios y obispos asiáticos.
-1991-1993: Rector de la casa de estudiantes jesuitas (Tokio, Japón).
-1993-1999: Provincial de la Provincia de Japón. En 1995, durante la CG34 es elegido, en primera votación, como secretario de la misma.

-2000-2003: Después de tres años con cargos de gobierno, trabaja tres años en una parroquia pobre de inmigrantes en Tokio. Su trabajo es difícil pero es capaz de ayudar a miles de inmigrantes Filipinos y Asiáticos en Tokio y obtiene así una experiencia de primera mano del sufrimiento de estas personas. De este modo, su amor por los pobres y oprimidos se convierte, después de tantos años, en su ministerio más importante.
-2004-2007: En el año 2004 se le vuelve a llamar a ejercer funciones de gobierno y se le nombra Moderador de la Conferencia Jesuita del Asia Oriental y Oceanía. Es decir, responsable de toda la región jesuita de Asia meridional que va desde Myanmar (Birmania) a Timor Este, incluyendo la nueva provincia de China.
Durante estos años apoya muy de cerca el crecimiento increíble de la presencia jesuita en Vietnam y en otros países.
Forma parte de la Comisión preparatoria de la CG35 de la Compañía de Jesús.

19 de enero de 2008

Es elegido Nuevo Superior General de la Compañía de Jesús, en sustitución de P-H Kolvenbach.

Habla 6 idiomas: Español, catalán, Japonés, Inglés, Francés e Italiano.

De su personalidad, todos los jesuitas que le conocen destacan en primer lugar su simpatía y sencillez. Dicen que es “persona sencilla, de pocas palabras, preciso en el hablar, muy agradable”, otros destacan su gran inteligencia, “sin ser pedante”, así como el hecho de que sea “muy capaz” para este cargo.

Pero si queremos conocer en profundidad la personalidad del P.Adolfo lo mejor es leer la homilía que pronunció al día siguiente de ser elegido:

Homilia del P. General en el Gesù
20 ENERO 2008

031


“Ante todo quisiera decir que este no es un mensaje para el mundo. Es una simple homilía. Una reflexión en oración sobre las lecturas de hoy para los jesuitas que estamos aquí.

La primera lectura de Isaías creo que nos da a todos nosotros, cristianos, un poco la visión de cuál es nuestra misión en el mundo. Isaías nos dice que todos hemos sido llamados a ser servidores, que estamos aquí para servir. Es un claro mensaje sobre cuál es nuestra misión como jesuitas, como cristianos, como pueblo de Dios. Dios nos hace servidores. En esto el Señor encuentra satisfacción. La traducción española que se ha leído dice que Dios está orgulloso del Siervo. La traducción italiana dice que Dios “tiene satisfacción”. Creo que ésta última sea más cercana a lo que la Biblia quiere decir. Más nos hacemos servidores, tanto más le agrada al Señor. Creo que esta es una imagen que debemos llevarnos con nosotros hoy.
Los periódicos, las revistas están jugando estos días con el “cliché”: Que si el Papa negro, el Papa blanco, poder, encuentros, discusiones… Pero todo estos es tan superficial, tan irreal! Esto no es más que un poco de alimento para los que aman la política, pero no para nosotros.

Isaías nos dice: Servir agrada al Señor. Servir es lo que cuenta: Servir a la Iglesia, servir al mundo, servir a los hombres, servir al Evangelio. También San Ignacio nos ha dicho a modo de resumen sobre nuestra vida: En todo amar y servir. Y nuestro Papa, el Santo Padre Benedicto XVI nos ha dicho que Dios es amor. Nos ha recordado la esencia del Evangelio.

Después Isaías nos dice cuál es la fuerza del servidor. La fuerza del servidor es solamente Dios. Nosotros no tenemos otra fuerza. Ni las fuerzas externas de la política, de los negocios, de los medios de comunicación, ni la fuerza interna de la investigación, del estudio, de los títulos. Solamente Dios. Como los pobres. Hace poco conversaba con uno de vosotros, sobre algo que me sucedió en un tiempo en que trabajaba con emigrantes. Una experiencia que me impresionó hondamente. A una filipina que había tenido muchas dificultades para integrarse en la sociedad japonesa, que había sufrido muchísimo, se le acercó otra filipina pidiéndole consejo: -Tengo dificultades con mi marido, y no sé si divorciarme, si continuar… Le pedía consejo sobre estos problemas bastante habituales. La primera le respondió: -No se que decirte ahora mismo. Pero ven conmigo a la Iglesia y recemos, porque para nosotros los pobres, solamente Dios nos ayuda-. Esto me impresionó mucho, porque es muy verdadero. Para los pobres, solamente Dios es la fuerza. Para nosotros sólo Dios es la fuerza. Para el servicio desinteresado sin condiciones sólo Dios es la fuerza.
Después continua el Profeta hablándonos de salud.
Nuestro mensaje es un mensaje de salud, de salvación. Indica más adelante el punto que me ha impresionado más: Nuestro Dios, nuestra fe, nuestro mensaje, nuestra salud, son tan grandes que no se pueden encerrar en un recipiente, en un grupo, en una comunidad, aunque sea una comunidad religiosa. Se trata de noticias de salvación para todas las naciones. Es un mensaje universal porque el mismo mensaje es enorme. Un mensaje que de por sí es irreductible.

041


Hoy estamos aquí todas las naciones representadas. Todos, todo el mundo está aquí representado. Sin embargo las naciones continúan aún más a abrirse. Pienso yo hoy, para mí cuales son ahora las “naciones”. En efecto, aquí estamos todas las naciones geográficas, pero quizá existen otras naciones, otras comunidades no geográficas, sino humanas que reclaman nuestra asistencia: los pobres, los marginados, los excluídos. En este mundo globalizado aumenta el número de los que son excluídos por todos. De los que son disminuidos, porque en la sociedad sólo tienen cabida los grandes, no los pequeños. Todos los desaventajados, los manipulados, todos estos, son quizá para nosotros estas “naciones”: Las naciones que tienen necesidad del profeta, del mensaje de Dios.

Ayer después de la elección, después del primer shock, llegó el momento de la ayuda fraterna. Todos vosotros me habéis dado un saludo muy generoso, ofreciendo vuestro apoyo y ayuda.
Uno de vosotros me ha dicho en un susurro: -¡No te olvides de los pobres!-. Quizá este es el saludo más importante, como cuando Pablo se dirige a las Iglesias más ricas pidiendo para los pobres de Jerusalén. No te olvides de los pobres: Estos son nuestras “naciones”. Esta son las naciones para las que la salvación es todavía un sueño, un deseo. Quizá está ya entre ellas, pero no la perciben.

¿Y los otros? Los otros son nuestros colaboradores, si participan de la misma perspectiva, que tienen el mismo corazón que Cristo nos ha dado. Y si ellos tienen un corazón todavía más grande, y una visión todavía más grande, entonces somos nosotros los colaboradores suyos. Porque lo que cuenta es la salud, la salvación, la alegría de los pobres. Lo que cuenta, lo que es real es la esperanza, la salvación, la salud. Y nosotros queremos que esta salvación, que esta salud se extienda como una explosión de salvación. Así habla Isaías: Que sea una salvación que a todos alcance. Una salvación según el corazón de Dios, de su voluntad, de su Espíritu.

Nosotros continuamos nuestra Congregación general. Quizá este es el punto que debemos discernir. En este momento de nuestra historia donde debemos poner nuestra atención, nuestro servicio, nuestras energías. O con otras palabras, cuál es el color, el tono, la figura de la salvación hoy para tantos y tantos que tienen de ella necesidad, para tantas “naciones” humanas, no geográficas que todavía reclaman salud. Son muchos los que esperan en una salvación que todavía no hemos comprendido. Abrirse a esta realidad es el desafío, la llamada de este momento.

Así, y con esto vamos al Evangelio de hoy, es como nosotros podemos ser verdaderos discípulos del Cordero de Dios, Aquel que quita nuestros pecados y nos conduce a un mundo nuevo. Y Él, el Cordero de Dios, se ha presentado a sí mismo como Servidor, el que lleva a cumplimiento la doctrina de Isaías, el mensaje de los Profetas. Su identidad de Servidor será el signo, la marca de nuestra propia misión, de la llamada a la que tratamos de responder en estos días.

Oramos todos juntos por este sentido de Misión de la Iglesia, para que sea a favor de las “naciones”, no de nosotros mismos. Las “Naciones” que todavía están lejos, no geográficamente, sino humanamente, existencialmente. Para que la alegría, la esperanza que viene del Evangelio sea una realidad con la que nosotros podamos colaborar un poco. Haciéndolo con mucho amor, y con un servicio desinteresado.

En Villamuriel de Cerrato, lugar de nacimiento del P. Adolfo por las circunstancias de la vida, le han dedicado una calle con su nombre.
No estaría de más dedicar una calle de Villalaco, de las que no tienen nombre, a tan Alta Dignidad. Quizás la de la plaza donde vivieron sus padres y abuelos y nació su hermano Antonio. Esta plaza se llama “ La Estrella”. La misma estrella que guió a los magos a Belén es la que ha guiado los pasos del P. Adolfo hasta su elección para dirigir a la Compañía de Jesús.

051

Un gran reto personal es para el P. Adolfo desempeñar el cargo para el que ha sido elegido. Tan alto que lo llaman “Papa Negro” . Desde Villalaco queremos desearle que tenga éxito en su misión y que Dios lo bendiga. Quizás un día tenga tiempo y pase a saludar en Villalaco a su familia y podamos todos escuchar sus palabras en la Iglesia.

4 comentarios

Adolfo Nicolas
 1 

Mil gracias por este simpático y entrañable artículo. Agradezco las oraciones y buenos deseos para el servicio que hay que hacer. Pero por favor no lo pongan tan alto, que nos toca a todos hacer el servicio más importante que es acompañar a los demás en su camino largo y arduo de hacernos personas según el corazón de Dios. (De paso me permito indicar que la foto al principio del artículo no es mía, sino de otro jesuita que está en Japón)

octubre 14th, 2009 at 15:38 pm
 2 

Ya está corregida la foto no sea que alguien confunda al otro padre con usted y se lie. Fuera bromas, agradezco su visita a este portal que estoy elaborando como nexo de unión de todos los forofos de Villalaco, sus gentes, su historia, su pasado y su presente. Insisto en pedirle se acerque un día a Villalaco, y si nos avisa con tiempo poder tener la oportunidad para que celebre la Eucaristía en Villalaco. Sabemos que en unos días se va a acercar a Villamuriel, pero si entonces no fuera posible, que sea en otra ocasión cercana.
Por otro lado y agradeciendo también la información de su hermano Antonio quería saber si usted o sus hermanos conservan algún recuerdo de don Salvino, como postales, cartas…. Me consta la estrecha relación de su madre y su familia con don Salvino. Si así fuere, les ruego me lo indiquen y también si fuese posible que por sus primas me lo hicieran llegar. Como ve en esta web, estamos recopilando todos los recuerdos posibles. Finalmente, gracias a usted por escribirnos.

octubre 14th, 2009 at 20:29 pm
 3 

Jose Maria.
Mil gracias por haber cambiado la foto.
Antonio

octubre 16th, 2009 at 12:52 pm
 4 

Don Antonio, quiero darle las gracias por las correcciones que nos ha facilitado y sus recuerdos de don Salvino, a la vez que tambien pedirle si guardan ustedes y sus hermanos alguna postal de las que solia enviar don Salvino, fotos o cualquier recuerdo referido a él. Próximamente se realizará en Palencia otra exposición referida a él, promovida por la Diputación Provincial y aprovecho todos los contactos posibles para recabar información.

octubre 16th, 2009 at 19:48 pm